Todos los jueves después de la misa de siete, hacemos una adoración al Santísimo, cada día la dedicamos a distintas causas.